“La forma en que somos concebidos, la gestación y nuestro tipo de nacimiento nos deja improntas, sensaciones y creencias que determinan nuestra conducta futura”

Leonard Orr
Creador del proceso de Rebirthing

 

La concepción  y gestación, lo que la madre sentía, lo que el bebe sentía…, el nacimiento, el trato recibido durante las primeras semanas de vida… todas esas experiencias nos marcan, positiva o negativamente según haya sido nuestra trayectoria. Específicamente el nacimiento es casi siempre traumático, más para unos que para otros, dependiendo del tipo de nacimiento.

 Es importante resaltar que en cada tipo de nacimiento se involucran diversas circunstancias que lo hacen casi único; pero en todos se sufre el cambio de un ambiente cálido y húmedo a otro frio y seco, con muchos ruidos, mucha luz y el niño también es sometido, a revisiones médicas, manipulaciones de las enfermeras, y además a esto, se le suma el esfuerzo de las primeras respiraciones.

Esta experiencia de nacer nos deja una especial sensación que condiciona nuestra conducta con reacciones inconscientes hacia “Lo difícil” y hacia “El cambio” entre otros, como rasgos de nuestra manera de ser y hacer durante la vida.

La psicología de la Energía® incorpora la técnica de renacimiento para reconocer y liberar el “guión de nacimiento” y diluir el trauma que ello generó, una vez conscientes de los patrones conductuales generados al nacer, se hace mucho más fácil hacer cambios de conducta para logar mejores momentos y resultados en la vida de las personas.

El renacimiento como su nombre lo dice nos permite “volver a nacer”, a conciencia, desde la edad adulta, a una vida más relajada, placentera y alegre.