“Cualquier tecnología suficientemente avanzada no se puede distinguir de la magia”
The lost worlds of 2001
ArthurC. Clarke

 

La terapia regresiva o terapia de vidas pasadas es una de las herramientas de la psicología de la energía®  que permite que el paciente recuerde y reviva situaciones conflictivas y traumas olvidados de tiempos pasados o de “vidas anteriores” que se encuentran guardados en el inconsciente.

El conocimiento de vidas pasadas tiene siglos, sin embargo los métodos de exploración y corroboración de esta terapia son modernos. La regresión ayuda a llegar a impresiones en la memoria más profunda (memoria celular) del ser. La mente interna semeja una gran biblioteca donde todo el conocimiento está guardado y disponible para usarse; esta información es tan amplia como la eternidad y sin embargo profunda y simple. Lo importante del proceso es sanar los recuerdos y vivencias, para que en la vida actual podemos vivir mejor.

La regresión a etapas anteriores es un instrumento poderoso para traer claridad y una nueva comprensión a la vida actual. Permite reconocer y aceptar a nuestro ser eterno y ayuda a quitar las máscaras autoimpuestas a través del tiempo.


Con la terapia regresiva, es fácil comprender los orígenes de los conflictos de la personalidad, tales como: obsesiones, fobias, miedos, trastornos de carácter, síntomas psicosomáticos, problemas de sueño, entre otros. Y ayuda también a sanar trastornos de tipo médico, de una manera más rápida y efectiva que la terapia psicológica convencional.


La regresión a etapas anteriores permite aprender más acerca de la mente y de la continuidad de la vida posicionándose como un enfoque científico y humanista para entrar a áreas de la mente no exploradas. La regresión normalmente se acompaña de progresión para una mayor comprensión del proceso para el paciente, permitiendo fijar la información de una manera más eficaz.


La progresión se utiliza en la psicología de la energía® como complemento de la regresión. Como su nombre lo indica, progresión es ir hacia adelante en nuestras vidas, al futuro, y de esta manera poder observar cual es la consecuencia directa de nuestras decisiones, es como si estuviéramos frente a dos (2) caminos diferentes si seguimos por uno tendremos una manera de vivir nuestra vida que nos podrá hacer más o menos felices. Este proceso nos permite comprender, reforzar y entender cual decisión o experiencia vital nos conviene más para nuestra propia felicidad.


Como conclusión podemos expresar algunos principios:


• Para nuestro ser superior el tiempo no existe, todo está aquí al mismo tiempo.
• Los conflictos y problemas dejan una huella energética que se puede seguir desde el inconsciente
• Al liberar las emociones y sensaciones, atrapadas (en un instante del tiempo y el espacio) se produce el drenaje, limpieza y la liberación. Es el momento donde la salida impetuosa de energía reprimida provoca la ruptura de la estructura del trauma y entonces inmediatamente sobreviene el alivio y la desaparición del síntoma.
• Al volver a nacer el alma trae consigo todas las situaciones no resueltas
• La conciencia puede quedar atrapada en un instante del tiempo y espacio
• Una parte de nuestra conciencia puede quedar suspendida en un instante de una vida o momento pasado.

Espejos del tiempo
Por Brian L. Weiss,M.D

Un cambio en los valores

Uno de los grandes beneficios que se obtienen a través de la meditación y la regresión es un cambio en los valores, y en la perspectiva que permita discernir las cosas que son muy importantes de las que no lo son tanto.

Tal cambio en los valores puede ocurrir cuando descubrimos que somos inmortales, eso es, que no morimos cuando nuestros cuerpos lo hacen. Cuando experimentamos regresiones a vidas pasadas, nos damos cuenta que vivimos antes y volveremos a vivir, reunidos otra vez con nuestros seres queridos. La naturaleza del sufrimiento y el duelo sufren una transformación donde nos damos cuenta que, aunque nosotros hayamos podido perder contacto físico con nuestra familia y amigos, nos volveremos a encontrar en otra parte o en otra vida.

La comprensión de que somos seres espirituales  que piden cambios profundos, nos lleva a valorar más ciertas cualidades como el amor, las relaciones positivas y la compasión. Nosotros percibimos nuestra conexión con todos los otros seres vivos más claramente. Estos nuevos valores se convierten en las bases para la felicidad. Nuestras prioridades cambian, eventos y personas que antes nos entristecían o nos exasperaban ahora pueden ser vistas bajo una luz diferente y bajo una perspectiva diferente. Nos volvemos más pacientes y comprensivos. Nuestro sentido de paz interior y calma se expande. Los obstáculos en nuestras vidas son vistos más como oportunidades para aprender y lograr escalones en nuestro viaje de evolución. Después de todo somos eternos, seres espirituales encontrando nuestro camino a casa,  siempre amados y nunca solos. En este nivel nada puede dañarnos.

“Yo no puedo ver, y tú conoces todo. Aún así, mi vida, no será inútil,
porque sé que nos encontraremos de nuevo en alguna divina eternidad.”

Oscar Wilde