Terapia energética basada en la curación por imposición de manos que actúa, dirige y  aplica energía para sanar al  SER en su totalidad.

 

Reiki es un método positivo sin excepción, debido a que posee una inteligencia propia muy superior a cualquier conocimiento humano no perjudica a ningún ser vivo cualquiera que sea su estado o circunstancia; es válido para usarlo con todo tipo de personas por muy joven, viejo o frágil que sea, sin violentar el libre albedrío de nadie.

 

La mayoría de las enfermedades físicas  tienen un origen emocional, al no permitir el libre desahogo de las emociones, reteniéndolas y aprisionándolas; lo cual genera una sobrecarga o bloqueo, que muy probablemente se manifestará en enfermedad física. Este tipo de bloqueos es fácilmente disuelto por la terapia reiki,  puesto que nos dirigimos directamente y sin interferencias a la parte emocional, produciendo una restauración de la energia del organismo y favoreciendo la capacidad del cuerpo para sanarse a sí mismo.