En Nueva Psicología abordamos a las personas en proceso de sanación, a través de una novedosa visión terapéutica: La Psicología de la Energía®; que a su vez esta conformada por dos vertientes fundamentales: la Psicoterapia Simbólica y la Psicoterapia Cognoscitiva

El fin de la Psicología de la Energía® es orientar al ser, en su proceso de sanación para que identifique, re-codifique, aprenda y decida “soltar” comportamientos y actitudes no adecuados para la persona y su entorno relacional. Estos comportamientos pueden ser producto de experiencias dolorosas, tales como resentimientos, culpas, agresiones, falta de autoestima, des-merecimientos y traumas, entre otras.

Es entonces, mediante la Psicología de la Energía® y su abordaje holístico que el ser humano se perdona, se libera y acepta nuevos modos de comportamiento, que le hagan más feliz, más auténtico, y más lleno de vitalidad; se dejan atrás antiguos patrones de conducta, hábitos nocivos, bloqueos emocionales, energías contraídas y el ser se proyecta hacia objetivos y vivencias positivas.

La Psicología de la Energía®, en su conjunto de técnicas que la componen, constituye un enfoque que permite la transformación del dolor, en paz y dicha de vivir. Permite soltar las cargas de nuestro pasado para abrirnos a un presente liberador, donde el resentimiento es transformado en reconocimiento y gratitud; donde la “víctima sometida” asume su vida y el control responsable de su existencia y de sus decisiones, donde el miedo es transmutado en amor, donde el dolor es transformado en bienestar y plenitud total. Es asi como la Psicología de la Energía®, se posiciona como el más adecuado y eficaz abordaje terapéutico en las soluciones psicológicas actuales.

Entre los aspectos que diferencian la Psicología de la Energía® de otros enfoques podemos mencionar:.

1. La rapidez y permanencia de los resultados obtenidos, posicionándose como un modelo de intervención breve, focalizado y profundo.

2. Permite que afloren, a la conciencia, contenidos ancestrales o transgeneracionales (aquellos que fueron transmitidos por nuestros antepasados). Lo que ofrece un proceso de liberación y sanación en profundidad.

3. Facilita una conexión con las emociones más profundas, lo que permite el conocimiento, clarificación y asimilación, a la conciencia, de las connotaciones afectivas del individuo. Toda vez, que esto, se muestra como un aspecto de gran importancia, en un proceso psicoterapéutico eficaz; donde lo afectivo prima sobre las historias mismas.

4. Permite que las defensas psicológicas, que impiden acceder a los contenidos inconscientes o emociones reprimidas, sean permeadas de una manera más rápida, permitiendo el acceso a los bloqueos o conflictos inconscientes generadores de dolor.

5. En tiempos muy cortos muestra el sistema de creencias que soportan los conflictos o bloqueos emocionales, lo que permite en el individuo una transformación o disolución de las creencias, que son cambiadas por otras que le hagan más pleno y feliz.

6. Le brinda al paciente una experiencia emocionalmente correctiva, a partir del proceso de perdón, autoperdón y aceptación; propiciando una interpretación y comprensión de los hechos bajo la guía, el acompañamiento y la aceptación incondicional del terapeuta.