“La vida es una energía que rodea tu cuerpo. Y no solo tu cuerpo, sino las flores y los árboles: todo tiene su propia aura. Y esa aura, esa energía que te circunda, se contrae y se expande en diferentes situaciones. Cualquier situación en la que tu energía se encoge debería considerarse mala, enferma, y cualquier situación en la que tu energía se expande debería ser respetada y amada. Cuando amas tu energía se extiende, te vuelves más vivo. Y cuando tienes miedo, tu energía se contrae, y tú te vuelves menos vivo”.        

                                                                              

                                                                                “De la Medicación a la Meditación”,
Osho 

Las Terapias Holísticas y Complementarias, aunque utilizan muchos elementos terapéuticos tradicionales como la escucha empática y activa; también trata las disfunciones a nivel quantum, empleando procedimientos que específicamente se dirigen a los aspectos energéticos profundos del ser y al origen de las enfermedades o del “problema”.  Lo anterior se logra, en gran medida,  a través de la potenciación de la energía por medio de la respiración; la voz; la visualización; el uso de afirmaciones; simbolismos; las intenciones expresadas; cristales; música; poliedros; prismas; instrumentos vibracionales y herramientas de digitopuntura, entre otras. Con el fin de cambiar la vibracion energética,  para producir  cambios inmediatos en los sentimientos, la conciencia y la conducta del ser humano, a nivel profundo y perdurable.

 

Los efectos terapéuticos que se logran con estas terapias son rápidos, completos y muy confiables, puesto que no se limita a tratar solamente las condiciones físicas, sino que abarca cuerpo, mente y espíritu.

 

“Todos los problemas son psicosomáticos, porque el cuerpo y la mente no son dos cosas separadas. La mente es la parte interior del cuerpo y el cuerpo es la parte exterior de la mente. Cualquier cosa que afecta el cuerpo puede entrar en la mente, o viceversa: puede empezar en la mente y afectar al cuerpo. No hay una división hermética”.

“De la Medicación a la Meditación”, Osho